💖🌟☀ Mensaje de los Ángeles para ti – 30 de Noviembre ☀🌟💖

El mensaje de los ángeles para ti en el día de hoy es CUIDA DE TI.

Hoy es importante hacer una profunda reflexión acerca de ti mismo, sería aconsejable que destinases unos momentos de tu día a meditar, pensar objetivamente y reflexionar profundamente para determinar, cual es la relación que mantienes con tu mejor amigo, es decir, tú mismo.

El mensaje de hoy tal vez sea algo extenso pero es preciso que así sea para que percibas y entiendas cómo te estás comunicando contigo mismo, como te estás tratando a ti mismo, como te estás valorando a ti mismo, y en qué lugar te estás colocando a ti mismo, porque de todo ello vas a poder comprender el porqué de las situaciones que te suceden, rodean y acompañan diariamente.

Expresar las emociones que llevas en tu interior de alguna forma para darles salida hacia afuera es importante, ríe, llora si el cuerpo te lo pide, háblalo con alguien que pueda ayudarte o escribe en tu diario tus impresiones, pero es importante que comprendas que emociones retenidas son emociones que se enquistan, y las emociones que se enquistan te enferman no solo a nivel físico sino también a nivel espiritual porque te cargas en tu mochila muchos temas no resueltos que en algún otro punto de tu existencia actual, pasada, paralela o futura será preciso volver a retomar para solucionarla y superarla.

Cuando te anclas en emociones del pasado que te han provocado dolor no te permites salir adelante, no te permites sanar, no te permites vivir el momento con alegría, no te permites ser feliz, no te permites aprender de tus errores, no te permites comprender el por qué eso tuvo que ser así y no de otra forma, y no te permites el aceptar, perdonar y fluir.

Cuando te liberas de todo aquello que ha resultado negativo en tu vida, y te has desvinculado de las emociones que consigo traían, te das cuenta de que en cierta forma te liberas tu también y te sientes liviano, te has sacado una enorme losa de encima que te estaba aprisionando y puedes respirar con libertad, calma y descanso pero sobre todo mucha paz.

Sanar esta parte es un proceso que exige un poco de trabajo por tu parte pero cuando has dado lo mejor de ti y lo superas, te das cuenta de lo mucho que has aprendido y de lo mucho que has avanzado y estás en disposición de abrir tus brazos, tu corazón y tu alma a vivir nuevas experiencias que te aporten felicidad y bienestar a tu vida.

ACEPTARTE tal y como eres es otra parte del proceso que debes vivir y superar, porque cuando tú te aceptas, cuando tu dejas de juzgarte con severidad, cuando tu dejas de mirarte con ojos de verdugo o con otros ojos que no son los tuyos, entonces eres amable contigo, comienzas a quererte un poco más, pero sobre todo comienzas a valorarte y a respetarte y por tanto tu autoestima crece, el concepto acerca de ti mejora y por ende, no dejas rendijas abiertas para que otros te juzguen y te infravaloren; porque tú proyectas fuera lo que llevas dentro y cuando el concepto de ti cambia, en cierta forma todo a tu alrededor se reconfigura para que a tu alrededor todo vibre en la misma sintonía que lo haces tú, y si tú te amas y te valoras, necesariamente los demás también lo harán porque lo similar atrae a lo similar.

Por otra parte, cuando tu aprendes a amarte y a valorarte también crece en tu interior la semilla de la tolerancia, de la igualdad, del respeto, de la flexibilidad y miras de manera más amorosa al mundo que te rodea y también pones el foco más en el cómo puedes ayudar a las personas que te rodean, que en cómo puedes sacar a la luz sus defectos con tus juicios y críticas.

Cuando te amas, aprendes a prestar atención a tu cuerpo y lo cuidas, lo respetas, no lo agredes por no ser como tú piensas que debería de ser. Porque ya has aceptado que si eres como eres, es porque así debe ser y todo tiene un porqué en la vida, pero vives tu vida desde la consciencia, y vives tu vida sabiendo que debes cuidar el vehículo que te permite vivir tu vida actual no ya para que sea más bonito, sino para que esté más sano y te permita realizar tu misión de la mejor manera posible.

Ello te lleva a tomar conciencia y ser consciente de que debes alimentarte adecuadamente, siendo equilibrado para buscar el nutrir a tu organismo de todo lo necesario para vivir en condiciones saludables y no agredirlo para forzarlo a ser algo que en tu mente, subyugada por la condición social en que te muevas, piensa que debería ser. Debo insistir en que es preciso que ames tu cuerpo porque es el templo donde vive tu alma, valóralo, respétalo y cuídalo adecuadamente sin agredirlo.

Cuando cuidas tu cuerpo adecuadamente, y cuidas tus emociones comprendes que todo tú merece también disfrutar de momentos agradables, de las cosas buenas que el Universo te envía, que mereces consentirte de vez en cuando con algo que te agrade, por mundanal que pueda parecer y siempre que no suponga una agresión para tu integridad personal. Momentos para el relax, para tu propia paz, para tus propios cuidados personales, para relacionarte incluso con otras personas y disfrutar de su compañía, etc.

Y cuando llegas a ese punto, te das cuenta de que tu forma de ver las cosas ha cambiado, te das cuenta de que eres muchísimo más optimista, que eres capaz de solucionar con madurez los obstáculos que se te ponen por el camino y que eres capaz de resolverlos manteniendo a salvo tus emociones, tu integridad física y personal, que no permites que te afecten a niveles que te cuestan salud porque ya has aprendido a ser una persona emocionalmente inteligente y asertiva en tus comunicaciones y por ende ves esos obstáculos como desafíos que pueden suponer un pasatiempo para poner a prueba tus habilidades nada más.

Y finalmente, como consecuencia de todo lo anterior, llegas a un punto en que eres capaz de establecer y mantener relaciones armoniosas con otras personas, asertivas, porque ya has sido capaz de abordar los desafíos de la vida desde otro punto de vista diferente y eres capaz de resolverlos con inteligencia emocional y por tanto, no das lugar a que tus relaciones se dañen ni se vean afectadas por adversidades puntuales. Se trabaja en común para solucionar los temas y si llega un punto en que te das cuenta de que una relación ya no es afín a ti, simplemente comprendes que vibrais en frecuencias diferentes y dejas ir a la persona porque comprendes que en su lugar llegará otra que te aportará mucho más y te permitirá ser mucho más feliz y vivir otro tipo de experiencias que te sumarán mucho más en tu momento actual.

Cuando cuidas de ti mismo-a no solo aprendes a ser feliz por dentro, sino que estás obligando en cierta forma al Universo a consentirte y a hacer que también seas mucho más feliz por fuera. Cuando te amas y te respetas a ti mismo, cuando te valoras, cuando eres compasivo contigo, aplicas también todo eso a todo lo que te rodea y por ende, también desde fuera recibes lo mismo.

Por tanto, si deseas recibir abundancia por parte del Universo, pregúntate a ti mismo ¿me estoy amando?¿me estoy respetando?¿me estoy valorando? ¿estoy siendo amable conmigo mismo? Y luego invierte las preguntas ¿estoy amando a las personas que me rodean? ¿las estoy valorando? ¿estoy siendo amable con ellas?

Cuando hay desequilibrios entre todas esas preguntas, debes comprender que hay que comenzar a solventar esos desequilibrios a través del propio trabajo personal, siempre desde dentro hacia afuera, y cuando has solucionado lo que llevas dentro, te darás cuenta de que fuera todo ha cambiado también y es en ese momento donde las bendiciones del Universo comienzan a caer sobre ti.

Recuerda, siempre juntos en unidad, siempre juntos en el amor y el corazón de Dios.

Como cada día, tus ángeles te regalan una afirmación positiva para ayudarte en el proceso de tu crecimiento hacia la abundancia.

Yo Soy la Esencia Divina de Dios que habita este cuerpo. Me amo, me respeto, me valoro y me cuido, porque comprendo que cuidándome, amándome, valorándome y respetándome vibro en una frecuencia más alta que sólo atrae bendiciones del Cielo hacia mi.

Si te ha gustado este mensaje, por favor, compártelo y con ello ayuda a que llegue a muchísimas más personas y puedan beneficiarse de esta guía, ayuda y consuelo en sus vidas también.

Gracias por ello.

Que Dios te bendiga y guie tu camino en la luz.

¿Te perdiste el mensaje de ayer? Si quieres, puedes leerlo pulsando aquí
Suscríbete y recibe las novedades en tu mail ¡Es gratis! https://comunicateconlosangeles.com/suscribete/

Suscribete a mi canal de You Tube, ¡Es Gratis!. Gracias.

MIRA AQUI LOS NOMBRES DE LOS 72 ÁNGELES DE LA GUARDA