Mensaje del Ángel de la Guarda

Tiempo de sanación

 Esto ya se te ha dicho con anterioridad, pero ahora debes recordar que es el momento en el que tu corazón, tu alma y tu mente tengan ese espacio para la reparación, la sanación y el consuelo. 

 Es preciso hacerlo necesario para entrar en modo calma, paz interior y armonía, para que te devuelvan a tu estado natural de bienestar, no solo contigo, sino también con el mundo que te rodea. 

  Tal vez debas hacer frente a cambios necesarios en el día de hoy,  y no debes tener miedo a tomar iniciativas para efectuar esos cambios, porque  en definitiva te van a alinear con tu propia paz interior,  y van a permitir que el fluir de la energía  te dirija hacia esos nuevos caminos que te conectan con nuevos propósitos y objetivos, que a su vez te conectarán con aquello que de verdad quieres ver materializado en tu futuro cercano.

Sin embargo, debes tener presente que ahora no es el tiempo de actuar con celeridad, con premura y de forma impulsiva, todo lo contrario, es un tiempo para actuar con reserva y examinando todo con todo lujo de detalle, porque ello es lo que te permitirá ver las cosas de una manera racional, consciente, y objetiva, Pero sobre todo poniendo atención a los detalles, a la letra pequeña, a las palabras no dichas, al lenguaje no verbal, porque todo ello te dará información clara, que te permitirá  tomar buenas decisiones antes de avanzar. 

 Escribe en los comentarios este decreto y Repite conmigo en voz alta:

Yo soy hijo de Dios, y por tanto vivo con el sentimiento de confianza, alegría y bendición eternos pues con Él nada me habrá de faltar.

Puedes escuchar todos los mensajes del día reunidos aquí:

NO OLVIDES SUSCRIBIRTE A NUESTRO CANAL DE TÉLEGRAM

INFINITAS GRACIAS

Gracias por acompañarme en la lectura de este mensaje, te deseo que tengas un día maravilloso, lleno de bendiciones para ti y los tuyos, y si lo deseas, nos veremos en el mensaje de mañana.

Author

2 Comments

  1. MARIA ENRIQUETA VIDAL SZYMANSKI Reply

    Yo soy hijo de Dios, y por tanto vivo con el sentimiento de confianza, alegría y bendición eternos pues con Él nada me habrá de faltar.

  2. MICHAEL EGGER Reply

    Yo soy hijo de Dios, y por tanto vivo con el sentimiento de confianza, alegría y bendición eternos pues con Él nada me habrá de faltar.

Write A Comment